Seleccionar página
Escríbenos para que podamos encontrar el servicio que mejor se adapta a tus necesidades:

licitaciones del estado

Bienvenido a Licit@pyme

Somos especialistas en licitaciones. Ponemos a su disposición herramientas profesionales de búsqueda. Implementamos estrategias personalizadas. Le ayudamos a obtener su próximo contrato público.

Descubre nuestros servicios

¿Estás interesado en un sector en concreto?

Licitaciones del Estado

La contratación pública tiene una importancia trascendental en la economía de los países. También en España, donde el volumen de contrataciones públicas orbita alrededor del 18% del producto interior bruto del país. En otras palabras: no podríamos entender las economías occidentales sin estas contrataciones, sin duda una vía de asignación de proyectos que, cuando es ejecutada mediante licitaciones del estado, resulta de manera evidente más ecuánime y justa para todos los agentes empresariales y profesionales presentes en nuestra sociedad.

Para esos agentes (sean grandes empresas, medianas empresas, pequeñas empresas, autónomos o simplemente profesionales de un sector determinado), las ventajas de las contrataciones públicas son varias. En primer lugar, supone mantener una relación laboral con el mayor operador del mercado. En segundo lugar, tienen garantizada la retribución, dado que el Estado siempre abona las facturas contraídas. Y, en tercer lugar, compiten entre ellas por ganar estas licitaciones públicas en condiciones transparentes, ecuánimes y meritocráticas.

Sin embargo, no siempre resulta sencillo estar al tanto de todas las licitaciones públicas vigentes presentes en todo un país como España. Después de todo, el modelo funciona de manera localizada: los organismos públicos que requieren cubrir un servicio publican estas licitaciones en apartados especiales de sus páginas webs. A cada uno de estos apartados web especiales de estos organismos (que pueden ser ayuntamientos, mancomunidades, diputaciones o cualquier otro de la estructura pública) se los conoce como perfil del contratante.

Por tanto, para tener una visión completa de la oferta de licitaciones públicas existente a lo largo y a lo ancho de toda España es necesario entrar en cada uno de los perfiles de contratantes. Y se cuentan por miles. Un trabajo prácticamente imposible para cualquier empresa que pretenda estar al tanto de todas estas posibilidades para la contratación pública. Para solventar esto, existe la Plataforma de Contratación del Sector Público (PLACSP), a la que deben conectar todos los perfiles de contratantes para presentar sus ofertas de licitaciones.

Aun así, las posibilidades de segmentación son muy reducidas. La búsqueda de las licitaciones más idóneas para cada una de las empresas, autónomos o profesionales puede convertirse en una tarea titánica y utópica. Pero es ahí donde entramos nosotros, la asesoría Licita Pyme. ¿Cómo? Muy sencillo: nos encargamos de realizar toda la tarea de investigación para identificar las licitaciones más recomendables para tu empresa. Con Licita Pyme, la búsqueda de licitaciones óptima está al alcance de cualquiera. Nos encargamos de ponértelo muy fácil.

¿Qué es una licitación?

Las licitaciones públicas son procedimientos jurídico-administrativos a través de los cuales algún centro de la estructura de organismos públicos realiza, bajo criterios establecidos previamente, la contratación de alguna de las empresas postulantes para cubrir una determinada necesidad. Esta necesidad puede ser material (en el caso de suministros), de productos (ordenadores, libretas, cubos de basura…) o de servicios (transporte, limpieza o telecomunicaciones, entre muchísimos otros). Y todas las empresas deben poder participar libremente en ellas.

De manera más detallada, el proceso de estas licitaciones, normalmente materializadas en concursos públicos, abarca siete subprocesos diferentes. El primero de ellos, la preparación exhaustiva de la licitación por parte del organismo público responsable. El segundo, la convocatoria pública para que las empresas tomen constancia de su existencia. La tercera, la publicación de las bases. Este subproceso es muy importante, pues aquí serán fijados los criterios de comparación y valoración que darán lugar a la asignación de una empresa determinada.

En cuarto lugar, se produce la presentación de las ofertas por parte de todas las empresas interesadas. También este es un subproceso muy importante. Para una empresa, presentarse a una licitación pública supone invertir mucho tiempo y esfuerzo en la elaboración del papeleo necesario. En Licita Pyme, el buscador de licitaciones de más personalización y precisión de la red, también ayudamos a las empresas con todos esos trámites tan incómodos. Es más, nos encargamos personalmente de todo el papeleo para que nuestros clientes no deban preocuparse.

Una vez presentadas las candidaturas, se abre un subproceso conocido como apertura de ofertas. Mediante este, todas las empresas que participan en el concurso público tienen acceso al resto de candidaturas. Es decir, puede valorarse a las empresas competidoras para formarse una idea sustentada de las posibilidades de éxito. También en este punto de la licitación podemos ayudar a las empresas. Gracias a nuestros especialistas, podemos formar un juicio razonable y realista del panorama. Nuestra actividad de asesoría no descansa nunca.

En sexto lugar, y después de que un tribunal del mismo organismo público competente haya valorado todas las candidaturas de las empresas postulantes, se produce una resolución pública. En ella, se establecerá cuál ha sido la empresa ganadora, merecedora de ello mediante un cumplimiento mayor de los criterios de adjudicación que el resto de competidoras. También es posible que ninguna cumpla con los criterios mínimos exigidos, no siendo adjudicada la licitación pública a ninguna de ellas. En caso de que sí, se producirá por último la formalización.

Búsqueda de licitaciones

Como informábamos antes, la búsqueda particular de todas y cada una de las licitaciones públicas abiertas en el territorio nacional puede convertirse en una operación frustrante. Y no solo eso: muy deficiente. Al fin y al cabo, el número de organismos públicos de nuestro país supera con creces cualquier cifra que podamos imaginar. En cierto sentido, esto es una ventaja para las empresas que aspiren a establecer relaciones comerciales con alguna entidad pública. La oferta es sobradamente amplia. Pero buscar licitaciones, un quebradero de cabeza.

Para solventarlo, las empresas, autónomos y profesionales cuentan con varias opciones diferentes. La primera, tal y como apuntábamos anteriormente, es el buscador de la plataforma de contratación del Estado, pues con él conectan bastantes perfiles contratantes de España para informarle de todas las licitaciones que publican. Pero no todas las administraciones locales ni autonómicas lo hacen. Es, por tanto, un sistema insuficiente para buscar todos los concursos públicos vigentes. Podrías estar perdiendo muchas oportunidades mediante este método.

Otro método alternativo consiste en estar muy pendiente del boletín oficial del estado y utilizar el buscador del BOE para encontrar los apartados de licitaciones. Pero continúa siendo insuficiente y, sobre todo, muy costoso en términos de tiempo y dedicación. Además, es un método donde no existe asesoría alguna. Ante la basta suma de licitaciones disponibles, conocer cuáles son más adecuadas para cada empresa (en otras palabras: en cuáles tiene más probabilidades de conseguir la adjudicación) es necesario para, de nuevo, ahorrar muchos recursos.

Lo mismo ocurre con los buscadores de licitaciones gratuitos que abundan por internet. Algunos no contienen todas las licitaciones vigentes porque no son actualizados con rigurosidad. Otros son algo más completos, pero de nuevo encontrarás nula asesoría a la hora de seleccionar una u otra. Y eso, repetimos, desemboca finalmente en una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero. En Licita Pyme, sin embargo, somos expertos contrastados en identificar las mejores oportunidades para tu empresa. Hacemos que juegues los partidos que merece la pena jugar.

Por otro lado, ninguno de estos métodos te ayudará tampoco con la preparación de tu oferta de licitación. Esto repercute nuevamente en un malgaste de los recursos de la empresa. Además, algunas candidaturas pueden ser más complejas que otras. Lo que para una empresa pueden ser semanas de trabajo, para nuestros especialistas pueden ser horas. Esa es la diferencia entre moverse solo o contar con un buscador de licitaciones como Licita Pyme.

licitACIONES DEL ESTADO

Contacta con nosotros

Ponte ahora en contacto con nosotros y nuestro grupo de profesionales se encargará de todo el proceso.

Licitaciones públicas y privadas

Las licitaciones y concursos son las herramientas que utilizan los organismos públicos para cubrir un servicio concreto de la manera más justa posible. En lugar de asignar a dedo la cobertura de dicho servicio a una empresa o a un profesional, como harían las empresas privadas o los particulares, se publican estos procedimientos para que cualquier empresa o profesional se presente libremente. De esta manera, se garantiza que se cumplen todos los requisitos de meritocracia e igualdad de oportunidades que establece la Constitución de nuestro país.

Los servicios que los organismos públicos necesitan cubrir son infinitos. Desde el suministro de materiales para la construcción hasta el suministro de productos tecnológicos o sanitarios, pasando por servicios de telefonía o de internet, entre muchísimos otros. Los más populares, sin embargo, suelen ser los relacionados con algún tipo de obra de construcción. Hablamos de carreteras, hospitales, centros deportivos y demás elementos esenciales para cualquier país. Representan las licitaciones públicas más competidas de casi todos los países.

Como apuntábamos, todas las empresas pueden participar libremente. Y es que los contratos públicos se rigen, según la legislación de nuestro país, por los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, igualdad, no discriminación y confidencialidad. Eso es, en esencia, lo que es una licitación

Una oferta pública que debe ser difundida para que todas las empresas puedan tener constancia de ella, que debe ser transparente en todos sus procedimientos y que debe, por encima de todo, tratar a todos los candidatos con la misma ecuanimidad.

No obstante, no todas las licitaciones de los organismos públicos funcionan como hemos visto hasta ahora. Hay excepciones. Hay licitaciones en las cuales no todas las empresas pueden presentar su candidatura libremente. Hablamos de las llamadas licitaciones privadas. Aunque aparentemente su nombre podría hacernos pensar en que son publicadas por organismos privados, lo cierto es que estas licitaciones también provienen de los centros públicos como ocurría con las llamadas licitaciones públicas. Entonces, ¿cuál es la diferencia? ¿Por qué privadas?

Las diferencias entre las licitaciones públicas y privadas residen en las posibilidades de candidatura. Mientras que en las licitaciones públicas cualquier empresa, sea cual sea su estatus, puede postularse como candidata, en las licitaciones privadas hay una preselección previa realizada por la administración pública. Es decir, en estas licitaciones solo participan aquellas empresas que la entidad pública pertinente ha decidido convocar. Por tanto, hay un sesgo previo. Uno que suele fundamentarse sobre los criterios de prestigio o calidad contrastada.

Licitaciones públicas vigentes

Las licitaciones públicas vigentes son todas aquellas licitaciones en las cuales las empresas pueden participar libremente en este preciso instante. Estar al tanto de todas y cada una de ellas resulta crucial para las empresas que aspiran a conseguir contratos públicos, muy beneficiosos en muchísimos aspectos. En primero lugar, porque reportan un enorme prestigio para las compañías. En segundo lugar, porque garantizan 100% el cobro por los servicios prestados. Y, en tercer lugar, porque reducen la dependencia de los clientes particulares. No obstante, ya lo avisábamos, las tareas de detección de las licitaciones públicas no son nada sencillas. A menos, claro, que cuentes con un buscador de licitaciones profesional como Licita Pyme, cuyo departamento de búsqueda trabaja incansablemente para ofrecer a sus clientes todas las opciones vigentes disponibles. Y, por supuesto, con un servicio de asesoramiento complementario, que es lo que realmente aporta valor a la búsqueda. ¿Qué valor tiene para una empresa dedicar recursos a presentarse indiscriminadamente a licitaciones que no son para ella?

Las licitaciones públicas vigentes son todas aquellas licitaciones en las cuales las empresas pueden participar libremente en este preciso instante. Estar al tanto de todas y cada una de ellas resulta crucial para las empresas que aspiran a conseguir contratos públicos, muy beneficiosos en muchísimos aspectos. En primero lugar, porque reportan un enorme prestigio para las compañías. En segundo lugar, porque garantizan 100% el cobro por los servicios prestados. Y, en tercer lugar, porque reducen la dependencia de los clientes particulares.

No obstante, ya lo avisábamos, las tareas de detección de las licitaciones públicas no son nada sencillas. A menos, claro, que cuentes con un buscador de licitaciones profesional como Licita Pyme, cuyo departamento de búsqueda trabaja incansablemente para ofrecer a sus clientes todas las opciones vigentes disponibles. Y, por supuesto, con un servicio de asesoramiento complementario, que es lo que realmente aporta valor a la búsqueda. ¿Qué valor tiene para una empresa dedicar recursos a presentarse indiscriminadamente a licitaciones que no son para ella?

 

Licitaciones privadas

Si hemos hablado tantísimo de las licitaciones públicas y tan poquito de las licitaciones privadas se debe a una razón muy concreta: las primeras son muchísimo, pero muchísimo más abundantes. En términos cuantitativos, las licitaciones a las que pueden presentarse todas las empresas libremente, sin sesgo previo, son prácticamente todas. Las licitaciones privadas suelen limitarse a casos muy excepcionales. Después de todo, vulneran un factor muy importante de las contrataciones públicas: el conocido como principio de publicidad.

Es decir, que solo unas cuantas empresas están al tanto de esa licitación en concreto. Al vulnerar ese principio, estos concursos privados son limitados, como decíamos, a casos muy excepcionales. Por ejemplo, cuando algún contrato adjudicado previamente mediante licitación pública ha sido disuelto sin que los servicios para los que fue desarrollado hayan sido terminados. O cuando una licitación pública ha resultado desierta, sin que ninguna empresa, autónomo o profesional haya postulado a ella durante el plazo previsto para las candidaturas.

No obstante, estas licitaciones del estado privadas continúan rigiéndose por principios de no discriminación y en principio cuantitativos, es decir, que se preselecciona un número suficiente de empresas para asegurar que los precios que pagará el organismo público por esos servicios serán competitivos. En este sentido, las empresas suelen preseleccionarse en base a parámetros como el prestigio, la liquidez económica, la calidad técnica de sus servicios y la adecuación. Sea como sea, el grado de competencia aquí es menor que en los concursos públicos.

Sin embargo, lo señalábamos antes, la gran mayoría de las licitaciones del estado son públicas. Y considerando la cantidad de organismos públicos que conforman nuestra administración pública, contamos con una enorme y constante oferta de concursos repartidas por todo el país. Si quieres realizar una búsqueda de licitaciones de calidad, contacta con nosotros y ponte en las mejores manos. Comencemos hoy mismo a planificar el éxito de mañana.

Llámanos

696 927 747652 474 074

Dirección

C/ Emiliano Barral, 13 B Local, 28043 Madrid

“Analizamos. Asesoramos. Actuamos. Licita Pyme le acompaña en todo momento. Somos expertos en licitaciones y concursos públicos”.

Escríbenos para que podamos encontrar el servicio que mejor se adapta a tus necesidades: