Seleccionar página
Escríbenos para que podamos encontrar el servicio que mejor se adapta a tus necesidades:

Contrato de concesión de servicios

No existe un único contrato público de la administración con las empresas privadas. En España, muy al contrario, encontramos diversas modalidades de contratos públicos diferenciados por dos grandes criterios: el criterio del régimen aplicable y el criterio de finalidad del propio contrato. En base a esto último, encontramos seis contratos diferentes. Uno de ellos, el contrato de concesión de servicios, tiene una importancia especial por la cantidad de licitaciones públicas iniciadas por organismos de la administración que lo contemplan.

Su definición conceptual viene localizada en la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público. Más concretamente, nuestra legislación define al contrato de concesión de servicios como aquel contrato mediante el cual alguno de los organismos públicos concede a una empresa privada la gestión de un servicio. A cambio, esta última gana únicamente la posibilidad de explotar dicho servicio o, en algunos casos, también una cuantía económica extra. Como ocurre con el contrato de concesión de obra, la empresa adjudicada adquiere todo el riesgo operacional.

Tipos de concesiones administrativas

La concesión administrativa es la autorización dada por un organismo de la administración pública a una entidad privada para que explote un servicio durante un periodo determinado. Se entiende que dicho servicio, concedido por la administración, se encuentra dentro de los servicios proporcionados por el sector público. O, dicho de otra manera: gracias al contrato de concesión de servicios, la gestión de un servicio público pasa del Estado a una compañía cuyas competencias encajan perfectamente con la naturaleza de dicho servicio.

Por otro lado, existen diferentes tipos de concesiones administrativas. Aunque hay más, existen dos de mayor importancia que el resto. La primera, la concesión sobre el patrimonio colectivo. Esto es, la cesión por parte del ente público de una porción de la vía pública. Por ejemplo, en el caso de las terrazas de los restaurantes y demás comercios hosteleros. La segunda, la concesión de la prestación de un servicio público, precisamente la que nos atañe en este caso. Un ejemplo sería la transferencia del servicio de autobuses metropolitanos de una ciudad.

Concesión de servicios

La concesión de servicios es una de las herramientas más importantes de la administración pública. Gracias a ella, los diferentes organismos que la componen pueden cumplir con sus obligaciones legislativas en materia de dotación de servicios públicos fundamentales. Hablamos, por ejemplo, del servicio de transporte e interurbano, del servicio de limpieza, del servicio de mensajería… Las ventajas para la administración son obvias: un ahorro económico muy importante, un ahorro de tiempo y personal, y el cumplimiento de sus obligaciones.

Para las empresas privadas, por su parte, las licitaciones públicas de contrato de servicios suponen una buena oportunidad de generar una relación estable. Las concesiones administrativas suelen darse por periodos largos bien definidos. Además, permite a las empresas ganar cierta independencia frente a los clientes particulares. Sin embargo, este modelo de contrato también conlleva sus riesgos. Después de todo, el riesgo operacional pasa del ente público a la empresa privada. Es decir, si la inversión no resulta rentable, las pérdidas son para esta última.

Llámanos

696 927 747652 474 074

Dirección

C/ Emiliano Barral, 13 B Local, 28043 Madrid

“Analizamos. Asesoramos. Actuamos. Licita Pyme le acompaña en todo momento. Somos expertos en licitaciones y concursos públicos”.

Escríbenos para que podamos encontrar el servicio que mejor se adapta a tus necesidades: